+ WEDO WHATYOUdon't
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» One Day Too Late { The Vampire Diaries RPG } { ¡FORO NUEVO! } { Afiliación Normal }
Sáb Jul 30, 2011 6:15 pm por Invitado

» Petición de pj's.
Jue Jul 28, 2011 2:03 pm por Patrick

» El mandato de la rosa (Elite)
Dom Jul 24, 2011 8:41 pm por Invitado

» Can't keep us underground { Fame Sucks } // Normal
Miér Jul 13, 2011 6:30 am por Invitado

» Sweet Bloody Murder {Normal}
Mar Jul 12, 2011 9:23 am por Invitado

» Fragile Eternity [Cambio de dirección]
Sáb Jul 09, 2011 12:39 pm por Invitado

» Lose My Life {Or Lose My Love} [The Vampire Diaries RPG] ¡FORO NUEVO! -Afiliación Normal-
Lun Jul 04, 2011 1:04 pm por Invitado

» Marauder Map RPG (Normal)
Sáb Jul 02, 2011 2:19 am por Invitado

» Vampires Again { The Vampire Diaries RPG } { ¡FORO NUEVO! } { NORMAL }
Miér Jun 29, 2011 2:31 pm por Invitado


¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 35 el Miér Abr 27, 2011 12:38 am.




















{Cerrado. Sólo por invitación formal de alguna admin.}




Ficha de Anthony Jett O'Driscoll

Ir abajo

Ficha de Anthony Jett O'Driscoll

Mensaje por Anthony O'Driscoll el Dom Mayo 01, 2011 7:31 pm

INFORMACIÓNBÁSICA
Nombre Completo: Anthony Jett O'Driscoll
Apodos: Tony, Jett.
Fecha de Nacimiento y Edad: 14 de Junio de 1990. 21 años
Procedencia: Manchester, Inglaterra.
Ocupación: Modelo

INFORMACIÓNFÍSICA
Descripción Física:

Anthony es un muchacho formidable. Fuera de su muy vendida apariencia de cabello rubio y ojos verdes, haciendo a un lado los abdominales salidos de alguna revista de fitness; Anthony tiene algo que le hace único, que consigue vender las revistas en los kioskos y hacer que la gente se voltee a verle cuando camina por la calle. Los buenos genes de ambos, su padre y su madre, convergieron sin duda en el metro ochenta del rubio; de porte atlético y vanidoso para formar al ejemplo literal de la palabra “guapo”.

Anthony tiene un perfecto control de sus músculos faciales y de su lenguaje corporal en general, gracias a su educación y al trabajo que desempeña. Sonríe cuando se debe, frunce el ceño cuando es requerido por la ocasión y nunca se le ve nervioso o agitado; en resumen, el chico es la personificación de la calma. Sin embargo, cuando sonríe, el gesto es capaz de dar luz a quinientas bombillas, con una hilera de dientes perfectos haciendo juego a una boca de rasgos distinguibles, que es acompañada de manera casi casual por un lunar en la comisura izquierda y otro justo bajo la nariz. La forma de la cara es casi angular, de barbilla cuadrada y poderosa y con una nariz que baja en línea recta desde el puente; bajo las cejas se esconden dos esmeraldas, que expresan las emociones inexistentes –de vez en cuando- en su cara. Los ojos de Anthony son sinceros y vivos, cálidos a veces, con una mirada entretenida casi todo el tiempo. Son la única cosa que desencaja en su –de otra manera- convincente disfraz de modelo.

Está bastante consciente de cómo luce y de qué puede hacer para mejorar su apariencia, va al gimnasio regularmente y le gusta vestir bien; de ahí su bastante impresionante físico y su impecable gusto en la moda. No verás a Anthony con la barba de las cinco o la marca del aspersor del perfume prácticamente tatuada en su camisa; el muchacho tiene cuidado con su apariencia; lo que es de esperarse, dada su profesión. Sin embargo, su cabello no parece querer coger una dirección en específica, no porque realmente sea rebelde, sino porque es la única cosa que le gusta tener perfectamente desprolija; los mechones rubios enmarcan su cabeza en un pandemónium que no deja de verse bien, incluso intentándolo.

INFORMACIÓNPSICOLÓGICA
Descripción Psicológica:

Comenzamos a hablar bien de las personas una vez que ya no están con nosotros. Hablamos por horas y horas de cuán linda era su sonrisa, de cuán lustroso era su cabello, de la caridad que hacía, de sus múltiples virtudes y olvidamos los defectos, aquella cicatriz pintoresca cerca de la rodilla, el mal aliento y de cuán gruñones se ponían en determinada época del año; cómo odiaban el jamón y de su intolerancia a la lactosa. Las personas son más que virtudes y defectos, son más que momentos cortos y eternidades instantáneas, son más que doscientos seis huesos y un registro de nacimiento. Las personas son un alma que casualmente se presenta corpóreamente en forma de una masa que no es perfecta, sino hermosa. Hermosa con defectos, virtudes y ese ingrediente que nos hace ser más que un robot eficiente.

Hablar de Anthony como el muchacho perfecto sería devaluar los matices de su personalidad; alguien perfecto es alguien sin defectos, alguien insípido y podemos tacharle de todo menos de insípido. Es un chico que sabe cuánto cuentan las primeras impresiones en la imagen final que se lleva una persona de ti, tiene una formación sólida en lo que debe y no hacerse en público, se conduce correctamente frente a clientes importantes y personas por las que guarda –o debería guardar- algún respeto. Sin embargo también es espontáneo, dispuesto a abrir la ventana en un día lluvioso sólo para oler el aroma que el ambientador del cuarto se esfuerza tanto en ocultar. Anthony es un tipo con más de dos facetas –complejo, le dirían- ¿pero quién no lo es en estos días?
Anthony creció dentro de un mundillo donde el don de gentes y las buenas conexiones que tengas con las personas lo son todo. Gustar –más que interactuar- a esos que te darán de comer próximamente es elemental en la supervivencia de aquellos cuyo sustento es la apariencia; es consciente de que el mundo donde vive -¿o es la gente con la cual vive?- no va más allá de los ojos verdes y la cara bonita y en general está contento con que las personas no traten de ahondar en sus conflictos mentales, que son más bien pocos en comparación con algunas almas atormentadas. Anthony toma a las personas como vienen y siempre ofrece la otra mejilla, tratando de agradar a todo el mundo y jugando a Dios y a Diablo para permanecer otro día en la industria –aunque tiene la plaza asegurada por al menos otros veinte años-; no comparte el comportamiento de diva que algunos de sus compañeros piensan es la sensación del momento. “Trata a los demás como te gustaría que te tratasen”, y “No muerdas la mano que te da de comer” son su motto en lo que a trabajo se refiere.

También es un sujeto al que le gusta ganarse sus cosas a pulso –no desprecia un poco de comodidad, sin embargo-, trabajar duro para la obtención de algo hace que el objeto de deseo tome un valor mayor al que se le había conferido con anterioridad y que la apreciación del mismo se incremente en varios ámbitos. Le causa satisfacción saber que ha llegado a un lugar debido a sus habilidades, a su carisma o a alguna característica en específico que haya n visto en él, no por la acción de algún mágico ente salvador. Es persistente en lo que hace sin rayar en lo obsesivo, sabe tomar un “No” por respuesta a la tercera o cuarta vez y puede decir a vuelo de pájaro cuándo hay algo para él en un lugar y cuando no –aunque muchas veces no hay razón para no tratar de cambiar la opinión negativa-. Ha aprendido a abrir el campo del realismo para dejar pasar un poco de optimismo, todos sus días son buenos –al menos inicialmente- y procura que esa alegría se extienda a lo largo del día, buscando la manera de que los aspectos negativos de su vida no bloqueen los gratos instantes; puede ser un estilo de vida bastante engañoso, tal vez, pero él siente que le funciona. Y después de todo algo de optimismo no es del todo malo en la industria del “No”.

En un ámbito más personal, Anthony se quita los matices mundanos frente a aquellos que significan algo para él; en el vocabulario de su vida privada no está la opción de la hipocresía y tratará con auténtica sinceridad –no por eso con menos decencia y encanto- a quienes son cercanos a él. Le gustan las relaciones cercanas, trata en lo posible que las personas se sientan en confianza cuando están en su compañía y siempre está dispuesto a ser el que rompa el hielo con un algún chiste sarcástico o una anécdota que él considere como estúpida, le gusta ver a la gente reírse –con él y no de él- y es un fuerte seguidor de los buenos momentos. Anthony vive la vida y a la gente por momentos, después de todo, eso es lo que nos quedamos una vez que parten ¿no es cierto?

Es de esos chicos pícaros hasta el final, fan acérrimo de la coquetería y el flirteo, tiene un método a prueba de balas para conquistar chicas y enviarlas a paseo sin que se sientan ofendidas. No está listo para el compromiso y piensa que nunca lo estará, le gusta la cercanía con las personas pero involucrarse en una relación que requiera sentimientos, sensibilidades y contemplaciones profundas del bienestar de otras personas todo el tiempo no va con él –excluyendo los lazos que tiene con sus padres y Sally-. Es bastante inusual en él que caiga completamente por una chica, en el mundillo donde vive nadie cae por nadie, todas las relaciones son consensuadas maneras de tener un poco de diversión y ganar a veces algo de publicidad –que nunca es mala-; no es que haya sido lastimado alguna vez, sino que la única parte de una relación romántica que conoce es la divertida y esa se evapora rápidamente cuando no hay más nada que aportar al vínculo, así que la chica o él o ambos terminan distanciándose a los pocos días con un reconocimiento vago del buen tiempo que pasaron y de promesas de re encuentros placenteros.

Del lado oscuro del planeta brillante, Anthony es un poquito demasiado ególatra. Es cien por ciento consciente de sus habilidades, talentos y destrezas; además, nunca ha tenido problemas con la autoestima ni se ha sentido especialmente rechazado en el mundo; sabe que cuenta con la aceptación popular y sabe que es él y no uno de sus amigos el que atrae las miradas cuando va pasando por la calle. Su narcisismo actúa de una u otra manera en todas las decisiones que toma; un auto caro e incómodo frente a uno más barato y práctico; una chica bonita y vana frente a otra decente y llena de cosas para una noche de diversión en la ciudad, un contrato con Burberry sobre uno con TOMS; son elecciones que hace en pro de la salud de su imagen personal del momento y no tomando en cuenta los efectos que producen a la larga. La egolatría no ha estado siempre entre los aspectos de su personalidad; sin embargo, técnicamente tiene que ser así, la industria de la moda exige que todo aquel que entre debe convertirse en un espejito andante; reflejando en un marco hermoso las inseguridades del mundo común. Anthony no tiene ningún complejo de diva, sin embargo ha elegido algunas veces lo que es bueno para su imagen frente a lo correcto.

Dentro de todo, Anthony es una buena persona, se preocupa por los cercanos -aunque se pase por el arco del triufo todo aquello que no tenga que ver con él-, trata de hacer sentir bien a la persona y hace lo que puede –y quiere- dentro de un mundo viciado como éste en el que habitamos. Sería virtualmente imposible castigar a su encantadora persona por algunas malas decisiones en el pasado, catalogarlo de una u otra manera sin saber qué es lo que depara el futuro. Después de todo, no podríamos asegurar que Anthony Jett O’Driscoll continúe siendo lo que es ahora dentro de digamos, cinco años.

Gustos:

-Las fiestas. Anthony es una persona muy sociable, le gusta rodearse de gente y pasar un buen rato en medio de la música y algunas que otras cosas de procedencia sospechosa.

-Las chicas. Es de esos chicos que gusta de la variedad, le encanta la idea de ver lo mejor de la vida mientras puede.

-Su trabajo, los beneficios que éste trae. Ser modelo es en cierta forma una de las carreras más superficiales que hay en el mundo, pero exponerse de esa manera frente a las cámaras sin hacerlo en absoluto es algo que le atrae sobremanera; además, siempre tienes lugar en los restaurantes de moda.

-Pasar tiempo con su familia de vez en cuando. Es de esas personas que piensan que el núcleo de la existencia está en el hogar, pese a pasar tiempo alejado de él. Es muy unido con su familia y le gusta verla cada vez que tiene tiempo.

-Londres. Sin embargo más que un gusto es un amor de toda la vida. La vitalidad, el ambiente musical, la gente y la ciudad misma son cosas que ama y atesora.

-Cocinar. Le encanta mezclar cosas en la cocina y después sentarse a la mesa, fundido entre todos los aromas a degustar lo que acaba de hacer.

-La fotografía. No es del todo sorpresivo, ya que es modelo y pasa su tiempo frente a las cámaras. Le atrae muchísimo ese tipo de arte visual, que aún cuando es un fiel reflejo de la realidad, es afectado por la percepción del artista.

-Asomarse de noche en la azotea de su edificio. Puede ver abajo el montón de luces tanto fijas como en movimiento, los puntitos negros que son las personas; se siente realmente bien al ver la vida en tercera persona.

-Lluvia. Londres es una ciudad triste, al menos climáticamente, y es una de las cosas por las que le gusta. El olor justo antes de que llueva, los charcos en las calles; el brillo en las plantas y en el adoquinado; si fuera por Tony, llovería todos los días.

-Leer. No es exactamente un hobby, pero el chico disfruta de agarrar un buen libro de vez en cuando. Sentarse en su sofá de orejas favorito y tomar una buena taza de chocolate mientras las letras negras invaden su mente, formando en ella una buena historia.

-Inventar. En todo el sentido de la palabra; a veces cuando está aburrido toma un par de cosas, las une y las llama un invento; esta faceta sale más en la cocina, donde mezcla de todo y no siempre con buen resultado.

Disgustos

-Los mentirosos. Anthony es seguidor de la honestidad, aunque ha tenido algunos deslices; no soporta ver a una persona diciendo algo que se aleje de la realidad por miedo a una consecuencia.

-Los cobardes. Una de las cosas que no figura en su vocabulario es la cobardía; si tienes ganas de hacer algo o si debes hacerlo, el miedo no es razón para que te retractes

-La cirugía estética notable. ¿Qué naciste con unos doble D? ¡Perfecto! ¿Qué naciste con unos A y conseguiste unos doble D? Vulgar.

-El sushi, la champaña. Son casi las únicas dos cosas ingeribles que odia.

-La vulgaridad en las mujeres. No tiene ningún problema con que sean ellas mismas, siempre y cuando no usen tangas que sobresalgan de sus pantalones o camisas de red. La clase en una chica es posiblemente lo que más le agrada y detesta cuando está ausente; la mujer simplemente no puede tomarse en serio para él cuando es vulgar.

-La homofobia, el racismo y cualquier tipo de discriminación.

-Los tíos que golpean a su pareja.

-Las tías gritonas y emocionales. Detesta a esas chicas que se ponen a gritar por todo, que se sientan en una esquina a ver cómo el mundo pasa porque su novio las dejó. Es una imagen repulsiva en su opinión.

Defectos:

-Egolatría. Anthony está demasiado consciente de sus habilidades y no tiene pena en ocultarlo.

-Hipocresía.Tiene que pretender que todo el mundo le agrada, cuando no es esa la verdad. A él mismo le atormenta ser un lameculos a veces.

-Habla demasiado. Es en efecto muy sociable y le gusta saber cosas acerca de las personas y que las personas le conozcan. A veces su cháchara aturde.

-No escucha realmente a aquellos que no son relevantes para él o que lo han tocado de alguna manera.

-Es demasiado confiado. Da su confianza demasiado rápido, lo que ha desencadenado en más de un fiasco. Sin embargo aún no aprende.

Cualidades:

-Es un amigo incondicional. Una vez que has entrado en su vida, que significas algo para él, estará para ti en las buenas y en las malas, aún cuando lo hayas decepcionado alguna vez.
-No guarda rencores. Una persona es más que un acto de maldad; no vale la pena recriminárselo en ocasiones futura ni seguir pensando en eso.

-Es emprendedor. Le gusta tomar la iniciativa, si ve algo bueno allá va.

-Es persistente y decidido en cuanto a lo que quiere.

-Tiene don de gentes. Se lleva bien con la mayoría de las personas y causa una buena impresión casi siempre.

-Es semi realista, semi optimista. Confía en él para subirte el ánimo o bajarte a tierra cuando lo necesites.

Manías:

-Rascarse la nuca cuando está confundido.

-Hacer caras raras cuando nadie lo está mirando.

-Morder la pajilla cuando está bebiendo algo.

-Llevarse las manos a la cabeza cuando está estresado o desesperado.

-Habla dormido.


Fobias:

-A la oscuridad. Pero sólo cuando se va la luz. Le tiene un miedo indecible a no saber qué hay a su alrededor y no poder pasar un interruptor para descubrirlo.

- A los accidentes aéreos.

-Como casi cualquier otra persona en el mundo, Anthony teme perder a sus seres queridos –especialmente a sus padres-. No se figura seguir viviendo sin poder llamar a su madre por las noches o sentarse con su padre en frente del televisor a ver el soccer.

INFORMACIÓNFAMILIAR
Familia:

Anthony O’Driscoll {Padre}

La relación de Tony con su padre es bastante cercana pese a lo poco que se ven. Comparten bastantes rasgos de la personalidad y disfrutan básicamente de las mismas cosas, lo que les hace fácil interactuar. De carácter afable, generalmente están haciéndose bromas entre ellos. Mr O’Driscoll ha sido una figura importante en el desarrollo de Tony y el muchacho admira a su padre como a ninguna otra persona con excepción quizás de su madre.

Barbra O’Driscoll {Madre}

Ambos se llevan bastante bien, sostienen una típica relación madre-hijo; hay confianza y respeto por ambas partes y Tony se torna a veces un poco sobreprotector cuando está cerca de ella. Le gusta regalarle algún detalle ocasionalmente, y es que, aunque realmente aprecie la presencia de Sally en la casa, a veces se siente un poco desplazado por la muchacha, cosa que no había experimentado antes y a la que aún no se acostumbra. Anthony es como cualquier otro hijo de mamá, no puede vivir sin ella y no soporta tener que compartir su atención.

Salomëe F. O’Driscoll {Prima}

Después de que Sally se mudó a su casa, Anthony comprendió gradualmente que ya no podría imaginarse la vida sin ella. Su prima ahora era técnicamente su hermana y Tony la quiere como a una, la protege, se divierte con ella, la molesta y confía en ella sobre todas las cosas. Tony sabe que puede recurrir a Sally cuando lo necesite y se ha asegurado de decirle lo mismo en su caso; ambos comparten una relación muy especial y son bastante cercanos. Anthony ve por Sally en todo momento, y resulta a veces sobreprotector con ella, pues mantiene fresco –de cierta forma- en la cabeza el recordatorio de por qué su prima fue a vivir con ellos; le admira muchísimo, ya que él no se imaginaría siendo capaz de vivir habiendo perdido a sus padres a tan corta edad.

Historia:

14 de Junio de 1990

La primavera comenzaba a dar paso al verano, estación vistosa y colorida donde los libros se cierran y las puertas se abren. Las personas estaba en su camino de salir de la ciudad para disfrutar de los destinos veraniegos en boga mientras Anthony y Barbra O’Driscoll, se encontraban en un hospital de clínicas privado; trayendo al mundo al que sería su primer y único hijo. La mata de cabellos color oro volvió a los brazos de su madre una vez que las enfermeras le habían limpiado; tres kilos quinientos gramos, dijo una, mientras le entregaba el bebé a la madre ansiosa. El sonido del obturador de una cámara rompió el silencio reinante en la sala y capturó uno de los primeros instantes de Anthony Jett O’ Driscoll. Otro de los miles bebés llorones y rubios que nacen cada día.

Anthony creció en medio de una atareada agenda y con una staff de educadores personales en vez de una escuela; sus padres estaban en el pico de sus respectivas carreras para ese entonces y gracias a la temprana edad del chico todavía podían reservar un poco de tiempo para dedicar al trabajo que les llevaba el pan a la boca todos los días. Así pues, Tony pasó la mayor parte de su temprana infancia en un jet, sobrevolando Manchester para los mítines políticos de su padre en cualquier parte del Reino Unido y luego de vuelta a Manchester –muchas veces el mismo día- para cenar con papá y mamá en una vieja y desusada costumbre familiar. Eran todos felices, cuando estaba con sus papás Anthony era el niño más afortunado del mundo, de igual manera cuando estaba sin ellos, ya que sus múltiples tutores eran una figura paterna para él. Desarrolló apego a la gente y una madurez emocional poco común en niños tan pequeños, dentro, en su mente, entendía que papá y mamá tenían que trabajar y eso funcionaba para él siempre y cuando volvieran y lo quisieran como siempre.

Cuando papá y mamá conseguían hacer un tiempo libre y disfrutar con él, viajaban de Mánchester a Londres, generalmente en avión –aunque lo hicieron en auto, también- y disfrutaban del teatro y de las atracciones de Picadilly; visitaban cada pequeña tienda, y los grandes teatros y museos; también frecuentaban familias casadas con hijos de edad similar a Tony para que se entretuviera y tachara aburrimiento de su lista de sentimientos. Si sólo supieran que Londres era por mucho su ciudad favorita, la estrella más brillante en su cielo de deseos. Para un niño como Tony, Londres era un mundo completo. Su pavimento casi siempre mojado, los pequeños charquitos donde mojarse los pies, los árboles sin hojas, las luces de los autos, todas esas cosas que también podía ver en Mánchester se hacían más especiales en Londres y el muchacho no sabía por qué; pero continuaba yendo, continuaba enamorándose de esa ciudad que le gustaba tanto.

Una vez mientras aún era un niño, su madre lo llevó a su tienda en una de sus tardes libres con él, ya que necesitaba realizar unos ajustes y daba la casualidad que la tienda quedaba en el camino. Una vez allí, Allie, la gerente del establecimiento, le guiñó el ojo y lo llevó a la trastienda, donde le “disfrazó” con uno de los atuendos de la línea juvenil de su madre. Fue algo instantáneo. Con sólo doce años y sin haber comenzado su versión de la escuela secundaria, Anthony se vio arrastrado a las campañas de multitud de marcas diferentes, de repente tenía un montón de ropa en su armario y una cuenta con su nombre en un banco en Zúrich; podía pedir la cantidad de caramelos que él desease y tomarse una malteada antes de dormir si así lo quería. Allá frente a las luces le consentían todo y en su casa comenzaron a hacerlo también, después de todo, ¿qué daño haría a un niño tan hermoso y tan precoz? Nada, en absoluto, pensaron. Y en efecto, nada radical pasó, sin embargo, Tony empezó a desarrollar un más agudo sentido del “yo”, lo que desencadenó en un aumento astral de su ego, que lo metió en una serie de problemas no muy turbios y de los que logró salir sin mayor esfuerzo.

Y la rutina iba así, su padre, su madre y él todo el día en un avión, haciendo negocios cada quien por su cuenta y pasando los pocos momentos libres juntos en familia. Luego se añadió otro número a la ecuación. Su prima Sally, esa mocosilla que adoraba odiar, estaba pasando por una situación en la que él mismo no deseaba ni imaginarse; con un nudo en la garganta, la familia O’Driscoll hizo un alto en sus obligaciones y tendió una mano amiga a una chica que la necesitaba. Sally había perdido a sus padres –los tíos de Tony- y las únicas personas que le quedaban eran Anthony y su familia. La recibió con brazos abiertos y no ha pasado un día sin que Tony se preocupe por ella, la trate como una hermana y la ponga siempre en primer lugar. Realmente la aprecia mucho y aunque a veces Sally se lleva parte de la atención –que debería estar destinada a él-, él la atesora enormemente.

Posteriormente al ingreso de Sally a la familia, los sueños de Tony se hicieron realidad y fue a parar a un loft de Londres, una de las capitales actuales de la moda y donde hace más dinero por una photoshoot de lo que había hecho toda su vida por contrato. Vive bien allí, visita a sus padres cada dos o tres semanas en Manchester y hacen paradas juntos en el refugio de skii en boga. Cuando no está haciendo tiempo libre para sus padres y amigos, a Anthony le gusta pensar en una joven fotógrafa que ha conocido recientemente y que le atrae más allá de lo que sus palabras se permitirían expresar, Rose Trescoth le ha llegado verdaderamente hondo y la personalidad aventurera de Tony no quiere por nada del mundo dejarla escapar.




Última edición por Anthony O'Driscoll el Lun Mayo 02, 2011 9:32 pm, editado 3 veces
avatar
Anthony O'Driscoll

█ Mensajes : 7
█ Fecha de inscripción : 28/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ficha de Anthony Jett O'Driscoll

Mensaje por Roxanne V. Trescoth el Dom Mayo 01, 2011 7:32 pm

Cuando termines, postea luego.
{No me odies, yo sé que me amas xD}

·············································

And the award for the best lier goes to you .
For making me believe that you could be faithful to me
.
avatar
Roxanne V. Trescoth
SweetBitch | # Admin

█ Ocupación : ¿Ves esa de la foto en tu revista? Sí, soy modelo.
█ Mensajes : 137
█ Fecha de inscripción : 26/11/2010
█ Localización : ¿Qué? ¿Quieres ser mi nuevo adorable acosador?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ficha de Anthony Jett O'Driscoll

Mensaje por Anthony O'Driscoll el Lun Mayo 02, 2011 9:34 pm

T E R M I N A D A
avatar
Anthony O'Driscoll

█ Mensajes : 7
█ Fecha de inscripción : 28/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ficha de Anthony Jett O'Driscoll

Mensaje por Svetlana A. Vorobiov el Lun Mayo 02, 2011 10:02 pm

Muy buena ficha.
Bienvenido y ahora te doy tú color correspondiente.

·············································


SvetlanaAlexandraVorobiov
\'La mitad del mundo no puede comprender los placeres de la otra mitad.\'
avatar
Svetlana A. Vorobiov
Fuck Me || admin.

█ Ocupación : Andar de aquí para alla.
█ Mensajes : 168
█ Fecha de inscripción : 27/11/2010
█ Localización : ¿Deseas buscarme?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ficha de Anthony Jett O'Driscoll

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.